Warning: trim() expects parameter 1 to be string, array given in /home4/rimogo69/public_html/wp-content/plugins/maxblogpress-optin-form-adder/optin-form-adder-lib/include/optin-form-adder.cls.php on line 120

Negocio en Internet - joshua-bell-metroQuiero compartir contigo UNA HISTORIA REAL con la que seguramente, al igual que yo te verás identificado.

Como todos los domingo, me dedique a leer el periódico; uno de ellos tenía en su revista una acostumbrada columna que publica el “sin Igual” Paulo Coelho la misma lleva por título “Una historia real” y dice así:

 

x

“En una fría mañana de enero, un hombre se apostó en la entrada de una estación del metro de Washington y se puso a tocar el violín. Durante 45 minutos, los que pasaban escucharon pasajes de J. S.Bach que fueron ejecutadas. Cómo era hora pico, se calcula que por allí pasaron miles de personas, la mayoría dirigiéndose directamente al trabajo.

En los tres primeros minutos, luego de haber comenzado con la chacona de la Partita número 2 en Re menor de Johann Sebastian Bach, un hombre desvió su mirada para fijarse en el músico. Fue su primer contacto con el público del metro. El señor mayor se dio cuenta de que había alguien tocando alguna música. Frenó el paso, miró por un instante, y siguió su camino.

Inmediatamente después, el violinista recibió su primera propina – un billete de un dólar – que dejó caer una mujer que ni siquiera se detuvo a preguntarse qué música estaba siendo interpretada. Un poco más tarde, alguien se apoyó en una columna, donde permaneció unos cinco minutos. Luego miró el reloj y se fue en dirección a los trenes.

El primer ser humano que realmente prestó atención a la que allí estaba sucediendo fue un niño de unos tres años. Su madre tenía prisa, pero el niño insistía en escuchar un poco más. No hubo manera: se lo llevaron a rastras, aunque él mantuvo todo el tiempo la vista hacia atrás. Ocurrió lo mismo con otros niños: todos los padres, sin excepción, forzaban a sus hijos a seguir caminando tras haber perdido allí, con impaciencia, entre dos y tres minutos de su valioso tiempo.

Durante los 45 minutos que estuvo tocando, el violinista consiguió 32 dólares y tuvo seis espectadores. Al final no hubo aplausos, ni nadie que pidiese “otra”. Una mujer, en un momento dado, dijo que lo había visto el día anterior (ella fue la única persona, aparte de los niños, que se paró de verdad para escucharlo) y añadió que sentía una gran admiración por su trabajo.

El violinista, usó un Stradivarius de 1713, una joya valorada en 3,5 millones de dólares. El músico, es nada más y nada menos que Joshua Bell (Estados Unidos, 1967), uno de los mejores intérpretes del mundo. Tres días antes había llenado el Boston Symphony Hall con espectadores que, como mínimo, pagaron 100$ por verlo. No había caído en desgracia, sino que estaba protagonizando un experimento recogido por el diario “The Washington Post” con la finalidad de comprobar si la gente está preparada para reconocer la belleza.

Las piezas interpretadas se consideran las más difíciles de Bach para tal instrumento. Cuando el periodista le pregunto lo que había sentido, Bell no escondió su decepción: Las personas eran incapaces de reconocer la belleza si no se encontraban dentro de los parámetros socialmente establecidos para poder apreciar una obra de arte.

La idea del periódico era justamente ésa: realizar un ensayo sociológico sobre el comportamiento del ser humano. Las personas, al pasar junto algo absolutamente sublime, teniendo en ese momento otras ideas en la cabeza (en este caso concreto, la prioridad de trabajar y la imposibilidad de distraer su atención con lo que sucede alrededor, más los prejuicios sociales que nos llevan a pensar cosas tipo “personas como estas son unos fracasados”) no le prestan la más mínima atención”

Fue tal la curiosidad que despertó en mí, además de una identificación muy particular por una situación muy similar vivida en carne propia (tal vez en otra oportunidad de arme de valor para contarla) que realicé unas consultas al respecto. Y cuál fue mi sorpresa cuando pude comprobar que tal estudio ciertamente fue realizado y reseñado por “The Washington Post” El mismo se llevo a cabo el 12 de Enero de 2007 en una estación del metro de dicha ciudad y fue publicado por Gene Weingarten (Washington Post Staff Writer) el domingo 8 de Abril de 2007 en la pág W10.

¿Me habría detenido yo a escuchar a Joshua Bell? No lo se, seguramente no, al igual que todos los que pasaron por allí.

Cabe hacer una reflexión este fin de semana ¿Por qué los seres humanos somos así?

Paciencia y Perseverancia son los frutos del Espíritu.

Negocio en Internet - Firma-8
Richard Mogollón
Consultor de Marketing Estratégico del Conocimiento
Director de CViVe.net
Caracas – Venezuela

{lang: 'es-419'}
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

los 4 jinetes

Nombre:
Email:
 

**Aclaratoria:**

Una vez diligencies el formulario, tu suscripción voluntaria esta 100% garantizada. Nosotros NO hacemos spam ó correo electrónico NO deseado. Te puedes dar de baja cuando lo desees.

Powered by Optin Form Adder
Be Sociable, Share!

Tagged with:

Fichero archivado: Desarrollo de CompetenciasDesarrollo EspiritualDesarrollo PersonalDesarrollo Socialmarketing del conocimientomotivacionnegocios en internet

Le gusto este articulo? Subscribete a mi RSS feed y obtener mas descargas!